Mi antiguo consejero y la reina desterrada

Cuando era pequeña vivía en un pueblo diferente al de ahora, viví allí hasta los once años.

Una de las mejores cosas que tenía vivir allí era la visita que recibía cada verano. Cada año sin falta llegaba una langosta a la que bautizamos como Gustavo. Era un bichito bonito y gracioso que pasaba las vacaciones en nuestro balcón.

Entonces llegó la hora de mudarse (pobre Gustavo, espero que su nueva familia lo trate bien). Y aquí, en mi nueva casa, también recibo visitas veraniegas, pero no tan agradables como las otras, esta vez se trata de una avispa reina. No se si ha sido desterrada de la colmena por una nueva reina y no encuentra otro sitio al que ir, o simplemente se está tomando unas vacaciones antes de dedicarse a sus quehaceres reales.

Me tiene aterrada! cada dos por tres me ven salir corriendo de la habitación, y pensareis, tía, cómprate una mosquitera! Pues la tengo, pero nunca me acuerdo de cerrarla. Con el miedo que me dan las avispas! incluso me invento que soy alérgica para justificar los numeritos que monto… Me tiene contenta…

Me he animado a escribir esto por que acabo de recibir la primera visita del verano.

Gustavo

La reina desterrada

Gustavo! te echo de menos!!

Anuncios

2 pensamientos en “Mi antiguo consejero y la reina desterrada

  1. Yo adopté un cangrejo de la escaderia hace bastante y lo tuve en una mini pecera durante un mes. Le puse Sebastián (si la sirenita hizo bastante daño) y luego lo solté al Rio Mura.
    Grande Sebastián!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s